♡♥♪♪ Tsubi no Fics ♪♪♡

Protected by Copyscape Online Plagiarism Test

lunes, 17 de diciembre de 2012

INFINITE LOVE (CAP. 07)

Hola a todos,

Aquí os traigo el último capítulo de la serie "INFINITE LOVE". El capítulo se titula "Can You Smile?" y el protagonista es SungJong.

Espero que os guste.

CAN YOU SMILE? (CAP. 07)


(Créditos de foto: Infinite Spain)




SungJong llevaba dos años saliendo con una chica. Un día Jen, que así se llamaba ella, lo llamó. Quería hablar con él. SungJong la notó rara y acudió a su encuentro.


-SungJong, esto no va bien. Sé que me quieres, sí, pero no me amas. Hace un tiempo que no es lo que era. Hace un tiempo que creo que amas a otra persona y ayer me lo confirmaste. Estás enamorado de SungYeol.

-¡Jen, por dios! Es mi mejor amigo, y yo no soy gay.

-Piénsalo, SungJong. Ayer susurraste su nombre mientras me hacías el amor.

-Eso no es cierto. No puede ser.

-Lo es. Probablemente no te diste cuenta, pero lo dijiste. Y hace tiempo que lo miras diferente. Reconócelo, te has enamorado de él. Sin darte cuenta, pero lo has hecho. Por eso creo que es mejor que seamos sólo amigos. Aunque puedes buscarme cuando quieras pasar un buen rato.

-Jen, yo…

-Shhh. No digas nada. Sé que jamás harías nada que me hiciera daño. Eres muy bueno. Pero tu corazón pertenece a SungYeol.

Tras la conversación, SungJong se fue a casa, pensativo. No podía dejar de pensar en lo que Jen le había dicho. Cuando llegó a casa, cogió su diario y comenzó a escribir:

“Bueno, esto es inexplicable. Jen me ha dejado porque dice que estoy enamorado de SungYeol. No puede ser. Yo no soy gay. Además, SungYeol tiene novio, Jake, no me gusta nada. Lo acapara mucho, casi no le veo. Jake nunca está con nosotros, siempre se lleva a SungYeol a su apartamento; siempre lo aleja de mí; bueno, y también de los demás. Pasa mucho tiempo con él. Antes estaba más conmigo, pero si SungYeol es feliz, yo también. Sólo quiero que sonría y sea feliz, que sonría como lo ha hecho siempre”.

SungJong llamó a SungYeol por teléfono para contarle que Jen le había dejado.

-¿Sí?

-Hola. Soy SungJong. ¿Dónde estás?

-En casa de Jake. ¿Pasa algo?

-No, tranquilo. Cuando vuelvas a casa, ven a verme, ¿ok? Necesito contarte algo.

-Bien, pero ¿va todo bien? Te noto preocupado.

-Tranquilo. Estoy bien. Luego hablamos.

En ese momento SungJong oyó a Jake que le preguntó quién era y que SungYeol respondía que era su madre.

-Bueno, mamá – dijo SungYeol disimulando. – Enseguida voy. No te preocupes.

SungJong se quedó de piedra al oír eso y escribió:

“Ese Jake no es bueno. No me gusta nada. SungYeol tiene que disimular cuando habla conmigo por teléfono. ¿Por qué? Eso no es un novio; es un dictador. Es demasiado posesivo”.

Cuando SungYeol llegó a casa, fue a ver a Sungjong.

-¡Hola! ¿Qué pasa? Me has dejado preocupado.

-¿Qué te pasa a ti? Estás raro. No sé que pasa, pero sé que algo no va bien. ¿Por qué me has llamado mamá?

-Esto… lo siento. A Jake no le gusta que hable con vosotros cuando estoy con él.

-¡Si te pasas la vida con él! SungYeol, no me gusta eso. No te trata como un novio. No es bueno para ti.

-SungYeol no dijo nada. Sólo le sonrió y le preguntó:

-¿De qué querías hablarme?

-Sí. Eso. Jen me ha dejado.

-¡Joder! ¿Por qué?

-Lo siento. Aún no estoy preparado para hablar de eso.

-Ok. Ya me lo contarás cuando puedas, si quieres.

SungYeol abrazó a SungJong y le besó la cabeza.

-¿Quieres que duerma contigo?

-¿No le molestará a Jake?

-No tiene por qué enterarse.

SungYeol fue a ponerse el pijama y volvió al cuarto de SungJong. A la mañana siguiente, cuando SungYeol se fue, SungJong escribió esto en su diario:

“A ver, esto ya es demasiado. SungYeol vino a verme, le conté lo de Jen y se quedó a dormir conmigo, como otras muchas veces, pero en esta ocasión, ¡he tenido que ducharme con agua fría! Me he despertado, cómo decirlo finamente, demasiado feliz. He soñado con él, porque su piel rozaba la mía, puesto que me estaba abrazando. Sentía su respiración suave y pausada en mi nuca. ¡Bufff! Vamos que Jen tiene razón, como siempre. SungYeol me gusta. Me gusta mucho. Tengo un gran problema. Estoy enamorado de mi mejor amigo y él jamás me corresponderá. ¿Qué voy a hacer ahora? Esto es nuevo para mí.”

Los días pasaban. SungYeol estaba cada vez más triste. Algo no iba bien con Jake, pero él no decía nada. SungJong sentía como su amor por SungYeol era cada vez más fuerte y le dolía verlo triste.

“Amo a SungYeol con todas mis fuerzas. No voy a negármelo más. Está claro que le amo, pero no puedo decirle nada. No pienso arriesgar nuestra amistad. Es mejor mantenerlo en silencio y seguir siendo amigos a confesar y perderle. Es demasiado importante, demasiado especial como para perderle. Es un gran hombre, demasiado hombre como para fijarse en mí. Es demasiado bueno para mí.”

Pasó alrededor de un mes, cuando SungYeol llegó a casa ensangrentado. Los Infinite le llevaron al hospital y allí les dijeron que había recibido una gran paliza y que habían abusado sexualmente de él. SungYeol apenas hablaba en el hospital. Cuando regresó a casa, SungJong no se separaba de su lado. Dormía con él todos los días y secaba sus lágrimas.

“SungYeol ha dejado a ese indeseable que le ha pegado y le ha violado. No tiene perdón. ¡¡Lo voy a matar!! Nadie se mete con mi niño. NADIE. No lo voy a volver a soltar. Nunca. Se queda conmigo. No me voy a volver a separar de él. Ahora él me necesita, y mucho. Mis brazos le darán el consuelo que necesita, el amor que ese bruto no le dio. Amor de amigo, claro está, pero amor al fin y al cabo.”

Los días fueron pasando y SungYeol seguía triste. Tenía pesadillas por las noches y no soportaba que nadie le tocara. Sólo se sentía seguro con SungJong. Sus heridas físicas cicatrizaban poco a poco, pero las heridas del corazón eran más difíciles de curar. Apenas sonreía y el brillo de sus ojos había desaparecido.

SungJong continuaba escribiendo su diario:

“Odio a ese tío. Le ha tratado fatal. Ojalá todo el dolor que le ha causado se vuelva contra él. Está sufriendo horrores por lo que le hizo. Sólo espero que no le haya dañado la capacidad de amar, pues SungYeol es el hombre más mimoso y romántico que he conocido nunca. Es muy bueno y merece ser amado, ser correspondido de tal manera que no exista nadie más para él. Que le amen, le cuiden y le mimen. Que alguien sienta por él lo que yo siento. Merece ser feliz y volver a sonreír. Necesito volver a ver esa gran sonrisa, preciosa sonrisa, dibujada en su cara. Necesito que sus ojos vuelvan a brillar.”

Con el tiempo, y el apoyo de SungJong y el resto de los chicos, SungYeol fue recobrando la sonrisa y volvió a ser el de antes. Un día estaba con SungJong en la habitación, cuando le besó.

SungJong escribió esto en su diario:

“Hoy… hoy me ha besado. Hoy se me ha abierto el cielo cuando sus suaves labios han rozado los míos. Sus dulces labios han abierto los míos y su lengua ha acariciado suavemente la mía. ¡Bufff! Eso ha sido demasiado para mí. Eso ha sido algo que jamás pensé que pudiera pasar. Ese beso me ha hecho temblar, por un momento me he asustado, pero SungYeol seguía adelante. Ha sido maravilloso, la verdad. Después del beso, hemos hablado y nos hemos confesado. Vamos a intentarlo juntos. Confieso que me da miedo, que él es demasiado para mí. SungYeol es tan dulce, tan amor, tan… no quisiera fastidiarlo. Es una oportunidad que no quiero malgastar ni echar a perder. Él es demasiado importante para mí.”

Los días pasaban, y los dos jóvenes eran muy felices. SungJong era muy feliz y se esforzaba muchísimo por hacer sonreír a SungYeol, pero tenía un gran miedo. Tenía miedo de no estar a la altura cuando llegase el momento de entregarse físicamente a él. Pero cuando llegó ese día, todo fue muy bien.

“El sexo con él es… im-pre-sio-nan-te. Él disfruta muchísimo y yo voy aprendiendo como puedo; intento que sea lo mejor posible, pero seguro que podría ser mejor. Él es impresionante. Me encanta todo lo que me hace y no puedo reprimir gritar su nombre. Lo amo tanto… Al final, el sexo es lo de menos. Yo disfruto estando en sus brazos, acariciando su suave y fina piel, mirando sus ojitos y tocando sus labios. No me hace falta más.”

El tiempo iba pasando y los dos chicos eran inmensamente felices. SungJong continuaba con su diario:

“Me encantan sus besos, sus caricias y sus brazos rodeándome. Me siento como una mujer, porque es lo que soy; una mujer en cuerpo de hombre; su mujer. Es una sensación rara. Necesito que me proteja, que me mime y que sólo él lo haga. Cada segundo a su lado es un pedacito de cielo. Cada minuto con él es estar en el paraíso. Cada beso suyo… cada abrazo… es… bufff. Estar con él es genial. Es el mejor hombre sobre la tierra. No tengo palabras para expresar lo que siento, lo feliz que soy de poder estar a su lado. Por fin, lo veo feliz. Él es lo mejor que hay. Él es… tan puro, tan bueno. Ha sufrido demasiado pero yo me voy a encargar de borrar todas y cada una de las cicatrices que aquel animal dejó en su cuerpo y en su alma. No se merece lo que le pasó. Se merece lo mejor. Se merece ser feliz, y me esforzaré por que lo sea. Voy a pedirle que se case conmigo.”

Llegó el día de la boda y SungJong regaló a SungYeol una preciosa pieza de música al piano que él mismo había compuesto para ese momento. Los dos jóvenes fueron muy felices para siempre.


FIN



lunes, 10 de diciembre de 2012

INFINITE LOVE (CAP. 06)

Hola,

Aquí os traigo el capítulo número seis de la serie "INFINITE LOVE". El capítulo se titula "I Like You" y el protagonista es nuestro querido líder SungGyu.

Espero que os guste.

I LIKE YOU (CAP. 06)


 (Créditos de foto: Infinite Spain)


SungGyu era el más callado de los Infinite. A pesar de ser el líder, era muy reservado, sobre todo cuando se trataba de sus sentimientos. No era muy habitual verle con una chica, y mucho menos, en actitud cariñosa. SungGyu fue el último de los Infinite en tener una relación pública y duradera. Sus anteriores relaciones las había mantenido en riguroso secreto; incluso sus compañeros tardaron en enterarse de ellas.


Un día Lore y Ainhoa invitaron a los chicos a comer al piso que tenían alquilado. Las dos primas compartían apartamento con Diane, la novia de MyungSoo, y con Pili, otra chica española. Hoya llevó a Summer a la comida para que conociera a las chicas. SungJong y SungYeol eran los que más tiempo llevaban juntos, pero seguían tan enamorados como el primer día.

Pili nunca había sido muy fanática de los asiáticos, pero SungGyu le llamó especialmente la atención. La enigmática mirada de SungGyu hacía que le pareciese interesante. SungGyu no hablaba mucho, era muy callado y muy cuidadoso con lo que decía. Pili no pudo apartar los ojos de SungGyu durante toda la comida, pero SungGyu parecía indiferente a ello.

Un día Pili decidió mandarle un mensaje para salir con él a tomar algo. Realmente le interesaba conocer algo más acerca de ese chico tan hermético y misterioso. SungGyu se dio cuenta enseguida de las intenciones de Pili y, muy educadamente, rechazó la invitación.

-¿Por qué la has rechazado? – Preguntó WooHyun.

-Porque aún no estoy preparado para una relación. Aún estoy superando una ruptura y no quiero darle falsas esperanzas.

-Bueno, si le dejas las cosas claras no tienes por qué rechazarla, podéis ser amigos.

-WooHyun, me va a acribillar a preguntas que no quiero contestar. Aún no estoy preparado.

-Está bien. Pero es una chica preciosa y muy maja. Quién sabe, quizá ella te ayude a olvidar a Elsa.

-WooHyun, por favor, no me la recuerdes. Aún duele.

-Ok. Lo siento. No pretendía herirte, sólo digo que debes darle otra oportunidad al amor.

-Cuando este preparado. Aún no.

-Está bien. No hablo más del tema.

-Gracias, WooHyun.

A la semana siguiente, las chicas les invitaron a cenar. SungGyu estuvo más callado que nunca. No abrió la boca en toda la cena. Cuando terminaron de cenar, SungGyu se fue a casa. Dijo que estaba cansado, pero a Pili le dio la sensación que había algo más aparte de cansancio. Tal vez una discusión con su novia. Pili no estaba segura de si tenia novia o no, pero ella creía que sí.

Todas las veces que SungGyu y Pili coincidían era en las comidas o salidas que hacían en grupo, al cine o al parque de atracciones. Poco a poco, SungGyu y Pili empezaron a hablar más y se hicieron amigos, pero SungGyu no estaba interesado en nada más. Pili era consciente de que para SungGyu no era más que una amiga.

Estuvieron saliendo con el grupo durante varios meses. SungGyu estaba cada vez más a gusto con Pili, pero nunca salían solos. Un día SungGyu la llamó y le dijo:

-Hola Pili, soy SungGyu. ¿Te apetece ir al cine? Los dos solos.

-¿En serio? Claro que sí.

Los dos jóvenes fueron al cine y se divirtieron mucho, pero su plan seguía siendo el de dos amigos que salen a pasar un rato divertido. A pesar de todo, Pili estaba feliz porque por fin salían los dos solos, pero por otra parte, estaba triste porque ella se había enamorado de un hombre que sabía que jamás le correspondería. Para él ella era sólo una amiga, y eso dolía mucho.

SungGyu y Pili salieron solos varias veces, pero la relación no tomaba el rumbo deseado por Pili. Tenía que conformarse con lo que él le ofrecía. SungGyu disfrutaba cada vez más de la compañía de Pili y, poco a poco, fue mostrándole su cara más amable. Pili estaba cada vez más implicada con él, y eso la mataba.

Un día, tras pasar la tarde en el parque de atracciones, SungGyu la acompañó a casa, como hacía siempre que salían solos. Cuando llegaron a la puerta, Pili se despidió como siempre y se disponía a entrar cuando SungGyu la agarró suavemente del brazo y la giró.

-¿Qué pasa? – Preguntó ella.

SungGyu se quedó mirándola fijamente. Ella se ruborizó ante la dulce pero penetrante mirada de SungGyu.

-¿Qué… qué pasa? ¿He dicho o hecho algo mal? – Volvió a preguntar ella.

-No. Lo siento. – Dijo él mientras le soltaba el brazo. – No quería hacerte daño.

-No me has hecho daño, pero no entiendo qué es lo que pasa.

SungGyu no dijo nada. Le agarró la carita con dulzura y la besó.

-SungGyu…

-Pili, me gustas mucho. ¿Quieres salir conmigo? Ser mi novia, me refiero.

Pili abrió los ojos de par en par. Una lágrima comenzó a recorrer su mejilla derecha. SungGyu bajó la mirada.

-Entiendo. Ya es demasiado tarde. Lo siento, no estaba preparado. Perdóname. Olvida lo que te he dicho. Hasta mañana.

SungGyu se dio la vuelta y comenzó a alejarse. No había dado más de seis pasos cuando sintió que alguien le abrazaba por detrás. Se giró y vio a Pili.

-¿Cómo pretendes que olvide lo que has dicho, si es justo lo que estaba deseando escuchar desde hace mucho tiempo? – Dijo ella.

SungGyu la miró asombrado.

-¿Entonces? – Dijo él.

-La respuesta es sí. No es tarde, SungGyu. Yo te amo, desde hace mucho tiempo.

SungGyu sonrió y la volvió a besar. Cuando SungGyu regresaba a casa, llamó a WooHyun.

-¿Sí?

-Hola. ¿Puedo verte un momento? Tengo que contarte algo.

-Claro. ¿Dónde estás?

-Camino de casa. Te espero en el bar de siempre, ¿ok?

-Bien. Ahora voy.

WooHyun llegó al bar diez minutos más tarde que SungGyu.

-¿Qué pasa? ¿Estás bien? – Preguntó WooHyun.

-Sí, perfectamente. WooHyun, tú eres mi mejor amigo y la persona en quien más confío. Tenías razón.

-¿En qué?

-En que Pili podría hacerme olvidar a Elsa.

-¿Te gusta Pili?

-Estamos saliendo. Hoy le he pedido que sea mi novia y me ha dicho que sí.

-¿En serio? ¡Enhorabuena! – Dijo WooHyun sonriendo.

-Gracias. – Dijo SungGyu sonriendo también.

-Me has asustado cuando me has llamado. Pensé que te había pasado algo malo. Es muy tarde.

-Siento haberte asustado, pero necesitaba decírtelo.

-Está bien. Es una muy buena noticia.

Al día siguiente, SungGyu dio la noticia al resto de los miembros de Infinite, quienes se alegraron muchísimo.

Debido a su carácter reservado, SungGyu no se mostraba muy afectuoso con Pili en público, pero en privado se convertía en el hombre más cariñoso y afectivo del mundo. Desbordaba amor y muchísima ternura por Pili.

La relación entre ambos iba muy bien, y SungGyu cada vez se mostraba menos frío en público. Tres años más tarde de comenzar su relación, SunGyu pidió matrimonio a Pili y, un año más tarde, la joven pareja contrajo matrimonio.


FIN

lunes, 26 de noviembre de 2012

INFINITE LOVE (CAP. 05)

Buenas,

Hoy vuelvo a actualizar el blog con el quinto capítulo de la serie de "INFINITE LOVE". El capítulo se titula "Voice of my Heart" y el protagonista es HoWon, más conocido como Hoya.

Espero que os guste.


 (Créditos de foto: Infinite Spain)

VOICE OF MY HEART (CAP. 05)


Hoya estaba ya cansado de ser un cazador y así se lo hizo saber a DongWoo en cierta ocasión.


-Esta vida no me aporta nada. Cazar es aburrido ya. No me aporta nada nuevo, nada interesante. Lo voy a dejar. Quiero sentar la cabeza, buscarme una buena chica a la que poder cuidar y amar.

-¿En serio?

-Sí. Hace días que no me voy con ninguna, no me aportan nada. Prefiero esperar a mi chica perfecta.

Un día Hoya se encontraba hablando con su hermano, que estaba empeñado en presentarle a una amiga suya.

-Bro, no quiero citas a ciegas, quiero tranquilidad. He dejado la caza. – dijo.

-Hoya, no es una cita a ciegas. Es la chica perfecta para ti, créeme. Es preciosa, buena, simpática,…. Quedemos con ella una vez, sólo una. Los dos, así no será una cita a ciegas. Sólo conócela y verás que no te arrepentirás.

-Está bien. Pero tú también te vienes. No quiero citas a ciegas.

-OK. – dijo su hermano. – Cuando quede con ella te diré hora y lugar.
-De acuerdo. – dijo Hoya.

Llegó el día de conocer a la misteriosa chica. Hoya llegó al bar acordado antes que su hermano. Se encontraba bebiendo una cerveza cunado vio entrar al bar a una chica preciosa. Hoya se quedó boquiabierto al verla y decidió acercarse a hablar con ella, pero sus pensamientos lo abrumaban. “¿Qué me está pasando? No puedo dejar de mirarla. Tanta belleza es imposible pasar por alto, se me van los ojos” pensaba Hoya.

“¡Hoya, reacciona! ¡Venga, ve por ella! Pero no la cagues, Ho; con ella no. Nunca has tenido miedo, ¿qué te pasa ahora, Ho?” seguía pensando mientras se acercaba a ella con una sonrisa dibujada en su cara.

-Hola. Me llamo HoWon. ¿Puedo invitarte a tomar algo? – dijo extendiéndole la mano.

-Hola. Yo soy Summer. – dijo ella dándole la mano. – Ya he pedido, pero gracias. Eres muy amable.

-Oh. Bien. Lo siento. No quería molestarte.

-No me molestas. – dijo ella sonriendo.

“Que sonrisa más preciosa, igual que ella” pensó Hoya. Estuvieron hablando un poco, y ella le dijo que era periodista y que trabajaba en una revista local.

-¿Y qué haces sola en el bar? – preguntó Hoya.

-He quedado con un amigo.

“Mierda, tiene un cita”, pensó Hoya. “Ya me parecía extraño que una chica tan bonita estuviese sola”. En ese momento llegó el hermano de Hoya.

-¡Hola! Siento llegar tarde. Vaya, veo que ya os habéis conocido. – dijo.

-¿Él es tu hermano? – preguntó ella. - ¿No me dijiste que se llamaba Hoya? Él dice que se llama HoWon.

-En realidad se llama HoWon, pero todos le llamamos Hoya.

-Bro, ella es… ¿tu amiga? – preguntó Hoya.

-Sí, Hoya. Ella es Summer. Summer, él es mi hermano HoWon o Hoya.

-Llámame Hoya, por favor.

Los tres disfrutaron juntos de una larga velada en el bar. Cuando llegaron a casa, Hoya dijo a au hermano:

-Es preciosa. Me encanta No podía dejar de mirarla. Tiene una sonrisa preciosa, una mirada tan pura, una boca tan apetecible… y que culo más bien puesto.

Su hermano se echó a reír.

-Ya te dije que era perfecta para ti. Nunca me haces caso.

-Gracias, bro. Me ha impactado de verdad, pero no sé qué opinará ella.

-Bueno, a mí me ha parecido que le has gustado.

-¿Tú crees? – preguntó Hoya.

-No sé, pero creo que sí. Además, ¿quién podría resistirse a tus encantos?

Hoya lo abrazó fuerte y dijo:

-Te quiero. Lo sabes, ¿verdad?

-Sí. Deberías llamarla y quedar con ella a solas.

-Sí, eso haré. Gracias, bro.

-De nada.

-Aunque sé que será un gran reto conquistarla. Posiblemente conozca mi faceta de cazador.

-Hace mucho que no cazas. Eso es lo importante. Ahora eres un tipo fiable, aunque yo siempre he confiado en ti.

Hoya le abraza de nuevo.

-Bro, eres el mejor. – dijo Hoya.

-No. Ese lo eres tú.

Dos días más tarde, Hoya fue corriendo donde su hermano.

-¡Bro! La he llamado y le he pedido una cita. ¡Y me ha dicho que sí! Vamos a tomar algo y, si todo va bien, al cine. ¡Estoy que no me lo creo!

-Me alegro. Ya te dije que le habías gustado.

-Voy a hacer que sea especial, que tenga ganas de más. Me voy a esforzar por que quiera repetir la cita.

-Eso está bien, bro.

Tras la cita, Hoya volvió al piso de los Infinite. DongWoo se encontraba en la sala, viendo la televisión.

-DongWoo, ¿no has salido hoy?

-No. Ainhoa tenía que trabajar, así que me he quedado tranquilo en casa. ¿Sabes? Estoy pensando en pedirle irnos a vivir juntos. Por cierto, ¿qué tal tu cita con la periodista?

-Genial. Ha sido todo un éxito. Lo hemos pasado genial, y aunque no haya pasado nada, estar con ella sido fantástico. Ella es fantástica. Hemos quedado mañana otra vez.

-Me alegro. ¿La has besado?

-Aún no. No quiero asustarla. Pero un beso suyo tiene que ser como comer algo prohibido, excitante.
-Jajaja, te vino bien dejar la caza.

-No quiero otra que no se ella. Y me voy a esforzar en intentar que no necesite ni quiera estar con otro que no sea yo.

Summer y Hoya se veían muy a menudo y cada vez estaban más enamorados. Hoya se esforzaba mucho en hacerla feliz y ella estaba encantada con aquel chico tan amable y detallista, que esperó el tiempo necesario hasta que ella se sintió preparada para entregarse por completo a él.

Dos años más tarde, Hoya y Summer se casaron y formaron su propia familia.

FIN

lunes, 19 de noviembre de 2012

INFINITE LOVE (CAP. 04)

Hola,

Hoy os traigo el cuarto capítulo de la serie "INFINITE LOVE". El capítulo se titula "Be Mine" y el protagonista es MyungSoo, más conocido como L.

Espero que disfruteis también de este capítulo.


 (Créditos de foto: Infinite Spain)

BE MINE (CAP. 04)


MyungSoo era un cazador nato. Salía de caza casi todos los días y siempre caía alguna; a veces, incluso dos a la vez, y varias en una misma noche. MyungSoo también compartía chicas con su compañero de grupo WooHyun; incluso en alguna ocasión, estaban los dos con más de una chica a la vez. Pero MyungSoo estaba a punto de descubrir a la primera mujer que lo rechazaría, y eso era algo impensable para él.


Cierto día estaba en un bar con sus compañeros cuando vio a una preciosa rubia de grandes ojos verdes.

-¡WooHyun! Mira que preciosidad de chica. Voy a por ella.

-Ten cuidado, tiene muy mal genio.

-¿La conoces?

-Sí. Vive con Lore, es alemana y se llama Diane.

-Diane…. Tiene nombre de diosa, pues eso es lo que es. La diosa debe ser mía.

-Buena suerte.

MyungSoo no se lo pensó dos veces y se acercó a Diane.

-Hola Diane.

-¿Te conozco? – preguntó ella.

-No. Pero conoces a mi amigo WooHyun. Yo soy MyungSoo.

-¿MyungSoo? ¡Ah! Ya sé quién eres. He oído hablar mucho de ti.

-Espero que bien. Oye, ¿te apetece venirte a mi casa?

-Pues no. Conozco tu curriculum amoroso. Te has equivocado conmigo. No soy una chica fácil. ¡Piérdete!

Diane se dio la vuelta y se fue. MyungSoo se quedó flipado y volvió donde estaban los chicos.

-Me ha dado calabazas.

-Te lo he dicho.

-Es la primera chica que me rechaza.

-Y eso ha herido tu ego, ¿vedad? No lo puedes soportar, ¿a que no? – dijo Hoya.

-Pues no. No me ha pasado nunca. Es una sensación extraña.

-Esa es la sensación a la que yo estoy acostumbrado. Bueno, estaba. Ahora estoy muy bien con mi rubia. – dijo DongWoo.

MyungSoo veía a Diane todos los días, y cada vez que él se acercaba, ella se giraba y se iba a otra parte del bar. En ocasiones, incluso llegó a irse del bar. La situación era desesperante para MungSoo.

Sin darse cuenta, MyungSoo empezó a rechazar a todas las chicas. Estaba obsesionado con Diane. Quería conseguirla a toda costa. Diane se convirtió en la protagonista absoluta de todos sus sueños, de todo tipo. Cada vez la deseaba más y más, y el hecho de saber que ella jamás le daría una oportunidad, le atormentaba.

-MyungSoo, ¿vamos de caza? – preguntó Hoya un día.

-Lo siento, Hoya. Lo he dejado. Voy a luchar por conseguir a Diane. Quiero lograr esa oportunidad y para ello tengo que hacer que se fíe de mí. Llevo tres semanas sin cazar porque ninguna me llena ya. Sólo quiero estar con ella. Necesito tenerla, poseerla, hacerla mía del todo. Tiene que ser mía.

-Estás obsesionado con ella.

-La quiero para mí, Hoya. Nunca me había sentido así. Es la mujer más bonita que he visto nunca. No sé qué me pasa con ella, pero sólo quiero estar con ella.

-Creo que ella te ha cazado. MyungSoo, has pasado a ser un cazador cazado.

-Puede que sí. No lo sé. Pero voy a demostrarle que no soy un niño malcriado ni caprichoso, sino un hombre que desea una oportunidad con ella.

-MyungSoo… creo que quieres mucho más que una noche con ella. Creo que te gusta de verdad.

-Me gusta mucho, sí. Y no soporto que me rechace. Quizá es porque es demasiada mujer para mí y yo demasiado poco hombre para ella, pero cambiaré eso.

MyungSoo llevaba más de dos meses sin cazar. Rechazaba a todas. Sólo tenía ojos para ella, pero ella seguía sin dejar que se acercara. Un día consiguió acorralarla en un rincón; Diane no podía escapar de ahí.

-Déjame pasar. – dijo ella.

MyungSoo no dijo nada. Sólo la besó. Diane lo apartó y le dio un bofetón.

-¡Idiota! ¡No vuelvas ha hacer eso!

Diane le dio un empujón y salió corriendo del bar. MyungSoo se puso triste y volvió junto a los chicos.

-Menudo bofetón te ha dado. – dijo SungKyu.

-Merecido. – dijo MyungSoo. – Pero no me arrepiento para nada de haberlo hecho. Por lo menos eso que me llevo.

-Creo que ahora sí que la has cagado con ella. – dijo SungJong.

-Seguramente. – dijo MuyngSoo. – Ha sido precioso. Nunca había experimentado esta sensación. Un escalofrío ha recorrido todo mi cuerpo y me temblaban las manos y las piernas. Nunca me había pasado eso.

-MyungSoo – dijo WooHyun – creo que estás enamorado de ella. Nunca antes te habías comportado así. Tú siempre has sido un tío muy seguro y hoy… estabas temblando. Tienes un reto muy grande por delante.

-¿Un reto? No. La he cagado. Soy consciente de ello, pero debía hacerlo. Tenía que probar sus dulces y suaves labios.

Dos días más tarde, Diane volvió a aparecer en el bar. Cuando MyungSoo la vio, no hizo nada por acercarse, sólo bajó la mirada y se sentó en una mesa solo.

Diane se acercó a la mesa y se sentó a su lado.

-Hola – dijo ella.

-Siento lo del otro día, Diane. Pero no me arrepiento para nada, necesitaba hacerlo. No lo volveré a hacer. No te preocupes.

-¿No lo volverás a hacer? Qué pena.

-¿Cómo? ¡Me diste un bofetón!

-Ah… sí. Lo siento. He vendo a disculparme por ello.

-¿En serio? ¿Me estás vacilando?

-No. No lo hago. Me gustó mucho tu beso y tu actitud. Eres perseverante, a pesar de que te he dicho mil veces que no.

-Es que… me gustas mucho. No quiero llevarte a la cama.

-¿A no? Yo pensé que sí.

-Bueno sí. ¡No! ¡Ayyy! No sé. Me pones nervioso. Yo nunca me puesto nervioso con una chica. Pero tú… eres diferente a las demás. Yo lo quiero todo contigo, pero sé que no tengo ninguna oportunidad.

-¿Y por qué no empezaste por ahí? Hubieras empezado con buen pie.

-Lo sé. Lo siento.

Ella sonrió y dijo:

-¿Empezamos de cero?

MyungSoo abrió los ojos de par en par. No podía creer lo que estaba oyendo. Aún así, sonrió y asintió con la cabeza.

-Hola, me llamo MyungSoo y tú eres la chica más bonita que he visto nunca. – dijo extendiéndole la mano.

-Yo me llamo Diane. – dijo ella sonriendo y dándole la mano.

-Diane… bonito nombre, igual que quien lo lleva. Diane, ¿te gustaría bailar conmigo?

-Claro, ¿vamos?

-MyungSoo le ofreció el brazo y se la llevó a la pista de baile. Estuvieron bailando un rato y luego se fueron a dar una vuelta, Pasaron un rato muy agradable y MyungSoo la acompañó a casa.

-¿Me llamarás mañana? – preguntó ella.

-Te llamaré todos los días de mi vida si tú me lo permites. – contestó él.

Ella sonrió y le dio su número de teléfono.

-Diane, me gustas mucho.

-Y tú a mí. Pero sabes que no soy una de tus guarras..

-Sé que no lo eres. Eres especial. Gracias por esta oportunidad. No la voy a desaprovechar.

Los dos jóvenes estuvieron saliendo varios días antes de que ella se entregara a él por completo. Tras ese gran momento, MyungSoo volvió a casa con una enorme sonrisa dibujada en la cara.

-¿Y esa cara? – preguntó Hoya cuando le vio.

-Di y yo nos hemos acostado. ¡Por fin!

-¿Di?

-Sí, Diane. Mi diosa Diane.

-¿La llamas Di?

-A veces. ¿Por qué te extraña?

-Porque tú nunca habías acortado el nombre a ninguna chica. Siempre has dicho que eso era otorgarles cercanía y que no las querías tan cercanas.

-Ya, pero ella no es una chica, es una mujer. ¿Acaso WooHyun no llama Lore a Lorena? ¿Por qué no pudo llamar yo Di a Diane?

-Si ella te lo permite, claro que puedes.

Los meses fueron pasando y MyungSoo y Diane seguían adelante en su relación. Un día estaban paseando por un parque cuando MyungSoo le pidió matrimonio.

Ocho meses después del matrimonio, Diane dio a MyungSoo la mejor noticia de su vida: Diane estaba embarazada. MyungSoo estaba loco de contento, y cuando nació la niña, no pudo contener las lágrimas de felicidad que de sus ojos brotaban.

-Gracias Di, por este precioso regalo. Te amo.

-Y yo a ti.

MyungSoo besó dulcemente a su mujer y a su hija.


FIN

martes, 13 de noviembre de 2012

INFINITE LOVE (CAP. 03)

Hola a todos,

Aquí os dejo el tercer capítulo del fic "INFINITE LOVE".

Este capítulo se llama "Amazing" y el protagonista es nuestro siempre divertido DongWoo.

Espero que os guste.


 (Créditos de foto: Infinite Spain)


AMAZING (CAP. 03)


DongWoo se encontraba con el resto de sus compañeros en un bar nuevo. WooHyun se había fijado en una de las camareras. Estaban todos riéndose cuando comenzó la pelea. WooHyun saltó la barra del bar para socorrer a la camarera morena a quien un tipo había abofeteado y tirado al suelo.


Cuando WooHyun y el agresor comenzaron a pelearse, los demás Infinite acudieron a su ayuda. DongWoo no se lo pensó dos veces y comenzó a pegar al agresor. El agresor, al verse rodeado, huyó del local.

Mientras la camarera morena curaba las heridas de WooHyun, la camarera rubia agarró a DongWoo del brazo y lo llevó al almacén. Cerró la puerta y comenzó a besarlo. DongWoo estaba alucinando pero se dejó llevar. Al poco tiempo, la ropa de ambos se encontraba tirada en el suelo y los dos cuerpos se fundieron en uno.

-Eres increíble, DongWoo.

-¿Yo? No. Tú sí que eres increíble, rubia.

-¿Rubia? Ya te he dicho que me llamo Ainhoa.

-Sí, pero es un nombre difícil.

Ainhoa se echó a reír.

-Puedes llamarme rubia si quieres. Me encanta.

-¿Te encanta que te llame rubia? – preguntó sorprendido.

-Me encanta tu cara.

-¡Venga ya! Si yo soy feo. ¿Tú has visto lo guapos que son mis compañeros? Ellos sí que tienen una cara bonita.

-Pues a mi me gusta la tuya. Además, me gusta tu sentido del humor. Eres muy gracioso. Y esa cara que has puesto cuando te he besado…. Y cuando he empezado a desnudarte…

-Hombre, es que uno no está acostumbrado a que una chica tan bonita lo aborde de esa manera.

-¿No? Pues no entiendo por qué. Eres… simplemente impresionante, Y… bufff, una tremenda máquina sexual.

-Me estás vacilando, ¿verdad?

-No. Me ha encantado y quiero repetir.

-¿En serio?

Ainhoa asintió, sonriendo.

-No me lo puedo creer. No me puedo creer que una chica tan bonita me esté diciendo que quiere repetir conmigo. ¿Tú te has fijado bien en MyungSoo? ¿o Hoya? ¿o WooHyun?

-WooHyun es para mi prima.

-¿Tu prima?

-Sí. Lorena es mi prima. Es la otra camarera. La que le estaba curando las heridas.

-¿Le gusta WooHyun?

-Sí.

-¡Bien! Porque a él le encanta ella.

Ainhoa sonrió y besó a DongWoo.

-Oye rubia, ¿quién era ese tío? ¿Por qué ha pegado a Lorena?

-Es su ex novio. Pero el muy capullo no acepta que la relación se acabó. Lore y yo estamos buscando otro trabajo pero hasta entonces tenemos que aguantarlo.

-Nosotros os ayudaremos. No soporto que maltraten a las mujeres. Las mujeres sois lo más bonito que el mundo tiene, y todos los hombres deberíamos respetaros y cuidaros siempre. Sois el ser con la mayor virtud del mundo; tenéis la capacidad de dar vida y morir por ello.

Ainhoa estaba emocionada ante las bonitas palabras de DongWoo.

-¿Lo ves? Eres increíble, impresionante,… y un amor.

-Si tú lo dices, rubia, será cierto.

DongWoo sonrió. Ainhoa le acarició los labios y le besó.

-Rubia no, TU rubia. Quiero ser tu rubia para siempre.

DongWoo la sonrió y la besó.

-Mi rubia… ¿puedo volver a verte?

-Jajaja. ¿No me has oído? Te he dicho antes que quiero repetir y te acabo de decir que quiero ser tu rubia para siempre. Supongo que para eso, tendremos que volver a vernos, ¿no crees? – dijo ella con una pícara sonrisa.

-¡Cierto! Es que estoy… atontado con tanta belleza frente a mí.

Ainhoa volvió a emocionarse y le acarició la cara con dulzura.

-Me encantas. – dijo ella.

-Eso ya lo has dicho antes. ¿Ves cómo sí te escucho?

Ainhoa comenzó a reírse a carcajadas.

-Eres adorable. – dijo ella.

Ainhoa y DongWoo comenzaron su relación. Ainhoa abandonó el piso de alquiler y se fue a vivir con DongWoo. Poco a poco, el piso de los Infinite iba quedando vacío, así que los chicos decidieron comprar un terreno y edificar casas anexas entre sí, para vivir todos cerca de los demás, pero cada uno con su pareja.

Al poco tempo, Ainhoa comenzó a trabajar en una cadena de televisión local. Las cosas le iban muy bien, y los Infinite arrasaban en sus conciertos.

Ainhoa y Lore eran muy felices y se adaptaron muy rápido a su nueva vida al lado de unas jóvenes estrellas del pop. Cuando los chicos estaban de gira, las dos primas, ahora vecinas, pasaban muchas horas juntas.

Cuando nació el primer hijo de Lore y WooHyun, Ainhoa se volcó en ayudar a su prima, sobre todo cuando los chicos se encontraban fuera, de gira.

DongWoo era super feliz junto a Ainhoa. Nunca antes había sido tan feliz con nadie.

Un día WooHyun fue a ver a Ainhoa.

-¡Hola primo! ¿Qué tal todo? ¿Lore y el niño están bien?

-Sí, sí, perfectamente. DongWoo nos ha dicho que vais a casaros y venía a darte la enhorabuena.

-Gracias, primo.

-Gracias a ti por hacerle feliz.

-Bueno, él también me hace feliz a mí.

-Supongo. DongWoo es un amor pero no ha tenido mucha suerte en sus relaciones anteriores. Su anterior novia le fue infiel tres veces y él la perdonó siempre.

-Es tan bueno…

-Sí. Lo es. Pero nunca lo había visto tan ilusionado. Tiene un brillo especial en la mirada y una perpetua sonrisa en la cara. Y todo eso es gracias a ti. Le has devuelto la fe en las relaciones de pareja. Espero, de corazón, que seáis muy felices, igual que lo somos Lore y yo.

-Gracias, WooHyun. Tú también eres un amor. Todo un príncipe, como dice Lore.

-Ella es mi princesa. Mi reina.

Ainhoa sonrió y le dio un dulce beso en la mejilla.

-Eres el mejor marido que Lore podía encontrar. Me encanta haberos conocido. Sois encantadores todos.

-Pero DongWoo más, ¿a que sí?

-Jajaja. Lo siento, pero sí, tienes razón. Él es el mejor. Lo siento.

-No lo sientas. Es normal que pienses así. Por algo te vas a casar con él.

Seis meses más tarde, DongWoo y Ainhoa se casaron y fueron muy felices para siempre.

FIN